Por muchos años, miles de mujeres han viajado desde países donde no pudieron acceder al aborto hasta países donde pudieron acceder al aborto. Tuvieron que encontrar dinero para el viaje y el procedimiento, generalmente como paciente en una practica privada. Muchas veces, otros costos fueron incurrido por alojamiento, cuidado para niños, documentes de viaje, y tiempo afuera del trabajo.  

Aunque las situaciones en Irlanda y Irlanda del Norte han cambiado en 2018 y 2019, todavía ofrecemos ayuda a personas allí que no son elegibles para un aborto legal. En Irlanda, incluye mujeres embarazadas mas allá de 12 semanas gestación o quien no pueden acceder al aborto legal antes de 12 semanas. En Irlanda del Norte, incluye mujeres quien no pueden acceder al aborto en Inglaterra en el sistema operado por el gobierno. En la Isla de Man no hay provisión del aborto legal (aunque la ley allí cambiara pronto) y en las Islas del Canal la provisión del aborto es mas limitado que en Britania.  

A principios de 2019, hemos abierto nuestro servicio a residentes de Malta y Gibraltar.  

ASN es un fondo de aborto, lo que significa que creemos que “Yo no puedo comprar un aborto” nunca debe ser la única razón que alguien llega a ser madre. ASN esta aquí para ayudar a ellas quien no pueden acceder al aborto en sus propios países, y quien no tienen los recursos financieros para acceder al aborto en el extranjero.  

Nuestros clientes generalmente son las mujeres marginalizadas y en riesgo, ellas que están adentro y escapando de relaciones abusivas, migrantes con una posición insegura, familias con embarazos de diagnostico anomalía fetal, y personas en la pobreza. En ASN, no preguntamos a nuestros clientes como quedaron embarazadas o por qué tomaron la decisión de abortar, porque las ricas no necesitan justificar sus decisiones. Nuestro único criterio es la necesidad financiera y la disponibilidad de fondos.